Nuestros Servicios

Apertura de Cuentas Bancarias OffShore

Intentar ahorrar impuestos, facilitar el intercambio comercial o proteger su patrimonio son usos razonables y lícitos de los instrumentos offshore. La utilización de Centros Offshore, Paraísos Fiscales o Zonas Libres exentas de impuestos, son métodos tradicionales de la competencia internacional de los negocios.

Todos los países desarrollados conviven, desarrollan o toleran Centros de Servicios Offshore que poseen sistemas tributarios más favorables, como lo es la tributación territorial o la baja tributación local, estableciendo exenciones a las rentas extranjeras, siendo estos un reflejo diario de la globalización económica, siendo estos centros offshore un abrigo o puerto seguro de inversiones, como parte importante de la economía mundial y del sistema financiero internacional.

Las principales razones para buscar estas Jurisdicciones Offshore son:

1. Desarrollar una mejor gestión de las operaciones comerciales
2. Rentabilizar operaciones que tradicionalmente ofrecen escasos márgenes
3. Generar un ahorro imprevisto
4. Crear un fondo de emergencia protegido
5. Garantizar la confidencialidad y la protección del patrimonio
6. Evitar el riesgo a las variaciones cambiarias
7. Facilitar el comercio, a pesar de la existencia de ciertas restricciones locales o internacionales
8. Diversificar el riesgo país y controlar los riesgos que ello implica









Nuestra Misión

Benelux Consultores Asociados brinda seguridad garantizando conocimiento y honestidad de quienes lo integran. Ofrece soluciones efectivas a los clientes en base a un servicio personalizado. Trabaja, estudia, se capacita y está comprometido con la justicia y la sociedad.

Nuestra Visión

Ocupar un lugar de privilegio en la sociedad jurídica, basado en sus aportes al Derecho, en la practica Contable y en el asesoramiento Administrativo.

Sociedades OffShore

Las sociedades offshore son empresas que se caracterizan por estar registradas en un país, normalmente un paraíso fiscal, en el que no realizan ninguna actividad económica o comercial. Por este motivo se les llama también sociedades no residentes.
Estas compañías están controladas por empresas o ciudadanos extranjeros, que llevan a cabo sus negocios en otras partes del mundo y que utilizan el paraíso fiscal únicamente como domicilio legal de la sociedad.
Las sociedades offshore están acogidas a regulaciones legales y fiscales muy favorables. Sin duda, las más conocidas son las ventajas fiscales. Excepto una pequeña cuota de registro anual (que no suele superar los 200 dólares) las sociedades offshore no sólo están exentas del impuesto sobre sociedades, sino también de otros tributos habituales en la mayoría de los países, como el impuesto sobre el valor añadido (IVA), el impuesto sobre actividades económicas o el pago de contribuciones sociales.
A menudo también son utilizadas por sus propietarios, para eludir (o en ciertos casos evadir) el pago de los impuestos sobre personas físicas. Entre los más importantes podemos mencionar el impuesto de sucesiones, el impuesto de transmisiones, el impuesto sobre el patrimonio, el impuesto sobre la renta de las personas físicas o, en ocasiones, incluso los impuestos sobre vehículos.
Pero las ventajas fiscales de las sociedades offshore, no son ni mucho menos las únicas. Existen toda una serie beneficios adicionales que las hacen muy atractivas. Así destacan por:

• Constitución rápida, simple y barata. En la mayoría de las jurisdicciones una sociedad puede ser constituida en menos de 48 horas y con un mínimo de documentación. Una copia del pasaporte y un comprobante de domicilio normalmente son suficientes. El coste de constitución no suele superar los 1000 dólares.
• Normalmente no existen limitaciones en cuanto a la nacionalidad de accionistas y directores. A menudo es posible formar la sociedad con una sola persona que desempeña todas las funciones..
• Administración sencilla y económica. La exención de impuestos conlleva que la empresa no tenga que realizar trámites de liquidación de impuestos (como por ejemplo el IVA). En la mayoría de los paraísos fiscales además no se exige la presentación de cuentas anuales, lo que evita costosos procesos de contabilidad y auditoría. De este modo la empresa puede llevar su propia contabilidad o registrar sus actividades de la manera que estime oportuna.
• Estricta confidencialidad. En las jurisdicciones offshore los datos personales de accionistas y propietarios de las sociedades no figuran en ningún registro público. Se permite el uso de representantes como el nominee director (director fiduciario) o el nominee shareholder (accionista fiduciario) y también las acciones al portador, llamadas bearer shares, son aceptadas en muchos lugares. De este modo se consigue todavía un nivel mayor de protección de la privacidad.
• Ausencia de normas de capitalización delgada (thin capitalisation) lo que hace posible constituir una empresa sin desembolsar el capital suscrito.
• Normativa favorable para ciertas operaciones empresariales relacionadas con el capital, como la asistencia financiera a terceros, o la fusión de empresas.
• Libertad de inversión. En muchos países existen regulaciones financieras rígidas destinadas a la protección de los inversores, que dificultan o impiden la participación en determinados negocios, valores o fondos de inversión. Las sociedades offshore no están sometidas a este tipo de regulaciones, por lo que se abre todo un mundo oportunidades de inversión globales, a las que de otra manera no se tendría acceso.
• Posibilidad de redomiciliación de la sociedad a otra jurisdicción, sin detener la actividad de la empresa.